Blog

Lunes difícil

Lunes.

Lunes difícil para ser precisa.

En realidad, no teniendo días fijos de descanso, es igual uno o otro. La unica diferencia es que trabajar el sábado es un delirio y el domingo hay que saberlo tomar con filosofía o es imposible aguantar.

Después de haber aplazado el despertador un número impreciso de veces, tuve que apurarme, como siempre, por poder ser al negocio justo para tomar una porquería vendida por café y empezar el turno, a las 6:30.

Pero ayer fue un poco diferente. Habrán sido las pocas horas de sueño (y mal hechas), el frío cortante apenas abrí la puerta de casa, el auto cubierta de hielo, o la conciencia que este trabajo me está cansando y llevado a aguantar siempre menos las personas. Y no es el trabajo en si sino que son las personas mismas las que me cansan, con su arrogancia. En cada caso yo no cedo y sigo regalando sonrisas y cortesía, y por suerte a veces se encuentran aún personas educadas.

Ayer tuve momentos de desánimo por pensamientos, preguntas y conciencias. Cuando fue que la gente perdió totalmente el interés por el prójimo? Que es lo que hace sentir las personas en derecho de tratar los demás con superioridad y suficiencia? Que sentido tiene toda esta frenesí y adonde nos está llevando?

Quizás alejarse un poco de este lugar y vivir una nueva experiencia, aunque sea por poquito, me ayudará a hacer orden en la cabeza. Tengo que aguantar, ya falta un mes.

2 comentarios en “Lunes difícil”

  1. Es doloroso Ana. No sé si hablás de atención al cliente o algo similar, pero en esas esferas la gente puede ser muy superficial, donde la persona no importa para muchos y lo que cuenta es el rol que desempeña. Pero pasa en muchos ámbitos de nuestra sociedad, no sólo en la formalidad del trato. Habrás notado quizá que casi no se busca ‘conocer’ al otro, pues ya tiene su peso denso la opinión y el juicio que se tiene de ese otro. La subjetividad nuestra se angustia, porque no es tenida en cuenta.
    Lo que vale, en estos casos, y por qué no como filosofía, es fortalecerse interiormente y que esas cosas que nos caían mal de los demás no tengan tanto peso. No es fácil, pero en la medida que vayamos creciendo interiormente, y eso tan íntimo nuestro aflore si le damos la posibilidad, aquellas cuestiones tendrán menor impacto y se podrá sobrellevar las diversas situaciones, que no siempre podemos poner a nuestro gusto.
    Espero que algo de lo que te digo te sirva.
    Un beso.

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchas gracias por tu palabras. A veces intento no dar mucho peso a la manera que tiene la gente de tratar los demás pero también me pongo del lado de el que es tratado mal y me da mucha tristeza. Antes de trabajar en un negocio nunca le hice caso a cuanta gente tan mala haya! Y, la verdad, no entiendo la motivación de tanta mala educación =(

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s