Blog, Senza categoria

Los “buenos cristianos”

Como se define un “buen cristiano”? Después de años de catecismo creo de haber entendido que los atributos de un buen cristiano tendrían que ser la comprensión y la solidaridad hacia el prójimo.

No se puede negar que con los tiempos que corren, también la Iglesia evolucionó, sin embargo me doy cuenta que mucha gente esconde su ignorancia detrás de la religión, juzgando en nombre de Dios. Total, después es suficiente ir a confesarse para expiar sus pecados.

Más allá de lo que uno pueda creer o no, tendríamos que vivir nuestra vida en el respeto de los demás por una cuestión de ética personal, no porque lo impone un libro. Dicen que sea cuestión de fe. Yo tengo fe a mi misma y en la persona que quiero ser, tratando a los demás como querría que me trataran.

Yo no me defino más. Soy cristiana porque soy bautizada, recibí la Sagrada Comunión y me confirmé. Después no fui nunca más a la iglesia por mi voluntad, excepto que por eventos de amigos y familiares.

Toda esta introducción para llegar al punto: yo y Mariano no nos casamos por iglesia y, por esta nuestra decisión, fuimos tratados de manera no muy cristiana por un familiar mio muy católico. Al principio esta presión nos hizo dudar de nuestra elección, luego nos acordamos que estábamos organizando NUESTRO día y que abríamos tenido que hacerlo según nuestros deseos. Por suerte fuimos apoyados por el resto de nuestra familia y por los amigos, que apreciaron nuestra coherencia entre pensamientos y hechos.

Aún recuerdo cuando mi abuela, extremadamente católica, aceptó nuestra convivencia y abrazó Mariano y le susurró que era como un nieto para ella. Supe de esta cosa solamente un tiempo después, cuando ya una terrible enfermedad obligó mi abuela a una cama de hospital con los días contados.

Ella, con su carácter fuerte, el único que se pueda tener con 6 varones que crecer y un marido trabajando; ella, que amaba acicalarse para salir, aunque solamente para ir a la iglesia; ella, que a pesar de todas las buenas acciones y las oraciones, la agarró una larga y atroz enfermedad, sin perder la esperanza jamás; ella, que habría escuchado nuestras razones, aún sin compartirlas, a condición de sabernos felices; ella sí que era una buena cristiana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s